¿En qué consiste?

En nuestro diagnóstico se revisan punto por punto todos los aspectos de la contratación de los suministros de electricidad en los que pueden obtenerse ahorros.

Solicitamos las doce últimas facturas del suministro eléctrico para recoger y analizar los datos y parámetros técnicos de la contratación (tarifa de acceso, potencias contratadas en cada período de facturación, facturación de la potencia, recargos, gestión de la medida, servicios de valor añadido), consumos de energía, costes y demás conceptos. Los procesamos en nuestro software de Ahorro, Seguimiento y Control de la Facturación de Energía Eléctrica, AhoSeCon 5.0.

Precios: Comparamos los precios del contrato con otros que tenemos totalmente actualizados, ya que recibimos multitud de ofertas para nuestros clientes, por lo que deducimos la bondad de un contrato vigente mediante comparación directa con otros suministros de similares características. Una vez comparado el precio, se calcula el ahorro potencial para el término de energía.

Potencia Contratada: Calculamos la potencia óptima a contratar en función del uso de las instalaciones. Una potencia contratada de forma óptima puede suponer un ahorro considerable en la facturación eléctrica sin necesidad de realizar inversión alguna por parte del cliente, de forma que la suma del término fijo, y de los excesos (demanda de potencia registrada que supera la demanda contratada) sea lo menor posible. Debido a la variabilidad de la demanda de potencias entre las épocas del año, el cálculo adecuado de la potencia contratada más económica no es fácil. Además, influyen demasiados parámetros a la hora de determinarla con exactitud, como, por ejemplo, la instalación y modificación de nuevos equipos, horas de riego según necesidad, etc.

Hay que tener en cuenta que las potencias contratadas para los suministros de tres

periodos tarifarios, tal y como es el de la empresa, deben cumplir:

 

P1 ≤ P2 ≤ P3

Curva de Carga: Se denomina curva de carga al reparto del consumo entre los distintos períodos tarifarios. Este reparto de consumos resulta determinante para las compañías a la hora de fijar los precios del contrato. Es por tanto que este concepto es de suma importancia para obtener unos costes energéticos optimizados.

Por ello, deben de evitarse consumos no necesarios en Horas Punta (P1),

fomentándose lo máximo posible los consumos en Horas Valle (P3), sin disminuir la

calidad de los servicios que se prestan, dada la gran importancia que esta gestión supone

para conseguir el menor coste posible por la energía consumida.

Consumo de Energía Reactiva: La energía reactiva es necesaria para establecer los campos magnéticos que muchos receptores (motores, transformadores, …) requieren para su funcionamiento. En mercado liberalizado, los excesos de reactiva son abonados por el cliente según los precios de la tarifa de acceso. Estos excesos se producen cuando el factor de potencia desciende de 0,95 en todos los periodos excepto en Valle (P3), donde no se contabilizan.

Los excesos en el consumo de energía reactiva se corrigen generando nuestra

propia reactiva mediante condensadores, bien de forma individual, o bien agrupados en

baterías automáticas.

ES GRATUITO Y SIN COMPROMISO

Con nuestro diagnóstico conocerás todas las posibilidades de ahorro.

Contáctanos

Cómo llegar

Enlaces de interés

Copyright 2020 Ofeinco S.L. – Aviso LegalPolítica de Cookies – Diseñado por: Infoes

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar